La cotidianidad, un asunto del diseño

EXPLORACION DE FORMASQuizás hablar de diseño es más complicado de lo que realmente parece, ¿cómo podemos explicar algo que para la mayoría es imperceptible pero totalmente necesario? Pretendo hablar de diseño más allá de la teoría, más allá del lenguaje técnico y su complejidad. Primero debemos considerar que el diseño no es solo apariencia, ni solo estética. Realmente es algo más integral y transversal respecto de los demás saberes del hombre. A pesar de gozar de grandes periodos de superficialidad absoluta, el diseño es el alma de todo lo que vemos, define los usos, funciones, materiales, apariencia y demás condiciones de los productos. Muchos se han volcado a la idea que el diseño es solo ejecuciones de momentos de inspiración divina y que la mayoría de productos nacen de imágenes dibujadas en servilletas de restaurantes. Pues bien aunque en algunos casos fue cierto, La verdad es que el diseño actúa como una metodología proyectual que necesita una planeación y un proceso. Más poderosa aun es la característica del diseño de estar siempre entrelazado a una sociedad y en esto cobra importancia el hecho de que sea un transformador de realidades y un enriquecedor de la cultura, reforzando hábitos y actitudes o creando unos nuevos, siempre pensando en las necesidades de su contexto y personas y actuando en pro de la innovación, el desarrollo y el bienestar social. Si bien es cierto que el diseño desempeña un papel importante para el sector económico, pues hace más atractivos los productos para sus posibles compradores, es fácil identificar un buen diseño. Y si un buen diseño no necesariamente el más bonito,  sino el que satisface las necesidades de su usuario, el que funciona bien para lo que fue concebido, el que nunca falla, el que es practico y es el que hace de nuestra cotidianidad un mundo más sencillo aunque no lo notemos. Si usted todavía siente confusión con respecto a cómo calificar un diseño por  bueno o malo considere lo siguiente, cuantas veces  utilizando un producto se pregunta ¿pero quién carajos se inventa estas cosas? O cuantas veces al utilizarlo lo saca de quicio, esto es síntoma de que esta ante algo catastrófico; si por el contrario este pasa desapercibido o mejor aún se siente a gusto utilizándolo seguramente puede darle su sello de aprobación.  

 

 

Miremos el diseño desde un punto más objetivo y hagamos un análisis sobre cuántos objetos y utensilios usamos al día. Pensemos que cada cosa que fabricamos y usamos son una extensión de nuestro propio cuerpo, por eso es tan fácil sentir un acercamiento filial a los objetos que poseemos, consideremos también que el diseño condiciona de forma especial nuestro pensamiento y nuestras acciones. Sepamos que entre mejor comprendamos y apliquemos el diseño mejores podrán ser nuestras vidas (Claro siempre y cuando los diseñadores trabajemos en beneficio del bienestar social y no en crear modas pasajeras). Si usted ya hizo el análisis felicitaciones a dado un pequeño paso para comprender esta profesión, ahora puede ver que muchas de las cosas que le gustan (productos, espacios, edificios, afiches, vestuarios, etc.) no son buenas por mera casualidad. Si no lo ha hecho igualmente los diseñadores seguirán trabajando para cambiar un poco nuestro mundo artificial mientras para la mayoría de los mortales el diseño pase desapercibido.

 

Juan Camilo Cadavid Rivera

CEO Mad Fox Comics

 

IMG_0002

Plano_8

Advertisements