Blade – Science Fiction triple feature.

pfqhJWsj9EWzS77hgKrOA2WzwPM

El año es 1998 y las salas de cine se ven atacadas por una película como ninguna otra, Blade el cazador de vampiros, esta película marca un hito y le abre las puertas a todo el cine de superhéroes, sin ella no tendríamos a los Avengers ni estaríamos esperando con ansias la primer entrega de la Justice League.

Muchos dirán que no fue la primer película basada en un comic que se ha realizado y la verdad es que esas personas están en lo correcto, Blade no fue el primer súper héroe que llego a la pantalla grande fueron varios sus predecesores pero fue el legendario “Day Walker” quien nos brindo por primera vez un entretenimiento de calidad total.

Lo que hace única a esta saga de películas es en cierta forma la calidad actoral que le brinda Wesley Snipes a dicho personaje (no es broma!!!) en cierta forma son estas tres películas la cúspide de su carrera histriónica y es que este hombre proveniente de Orlando, Florida si que supo meterse en la piel del inmisericorde tormento de los no muertos; para los que conocen algo del caminante diurno del comic sabrán que su personalidad esta impregnada de una total insurrección hacia todos los establecimientos conocidos, en palabras de Quentin Tarantino, Blade es y será un BAD MOTHERFUCKER pero además de tomar gran parte de elementos del comic, Snipes, le da a Blade algo que lo hace aun mas genial y es lo que llamamos “estilo” cualquiera puede matar vampiros con suficiente entrenamiento y las armas adecuadas pero hacerlo de una manera única e original es otra cosa y verte cool en medio de todo el escatológico proceso es de dioses.

Snipes hace suyo el papel dándole un trasfondo creíble y repleto de guiños enriquecedores se ve apoyado entonces en su primer película Blade (1998) por un excelente argumento que se adelanta y rompe barreras temporales ya que los súper héroes como topic en esa década era un tema que aun no gozaba de la experimentación y pericia actual, en Blade (1998) nos adentramos en los orígenes del Day Walker y el tema de los orígenes en toda cinta basada en un comic puede volverse algo bastante complicado, muchas no lo hacen de una manera eficaz o descuidan el tema por dedicarse profundamente a los conflictos que generan millonarias escenas de acción, con esto no quiero decir que Blade (1998) sea una obra de arte proveniente de un cine de experimentación que trasciende hasta las barreras del cine Indie, en realidad no hay nada mas comercial que la saga de Blade pero una cosa es hacer cine comercial de baja calidad como Marvel Comics y Disney muchas veces lo han hecho y otra hacer buen cine, que genere grandes ganancias y que posea ciertos estándares de calidad como New Line Cinema hizo en gran parte con el azote de los nosferatu.

Los orígenes de Blade son apasionante y están muy bien contados en la película, la madre de Blade una trabajadora sexual en embarazo es mordida por un vampiro, el evento de por si es extraño y hasta de cierta forma poco común dentro de toda la literatura de vampiros que había en la época, las consecuencias de dicho evento concluyen en la creación de un hibrido (o Damphir en otros ejemplos literarios) mitad vampiro, mitad humano y en el nacimiento de Eric Brooks o como todos los conocemos Blade el cazador de vampiros.

Al igual que en el comic, Blade posee todas las fortalezas de los vampiros, tales como su velocidad, su fuerza, su resistencia y acelerado factor de recuperación entre otras y lo mejor de todo es que no se ve encadenado por ninguna de sus debilidades, como la plata o la luz del sol, sin embargo Blade es su propio peor enemigo ya que la sed por sangre humana es lo único que puede desquiciarlo a veces; afortunadamente Blade con ayuda de Whistler otro cazador de vampiros desarrolla un suero para calmar la sed, lastimosamente con el tiempo su cuerpo ha ido creando defensas contra el suero que día a día pierde su efectividad.

Lo que hace tan interesante a Blade como personajes es esa constante lucha consigo mismo, contra sus instintos y contra lo que es y como debe ir madurando y aceptando esa parte de su ser que el detesta para poder lograr la consecución de su objetivo y es por eso que a pesar de odiar a los vampiros Blade no es ningún fan de los humanos tampoco, es por eso que es un ser tan solitario que muchas veces castiga de igual manera a humanos aliados con vampiros, no importa lo que seas, si eres un aliado o “familiar” de los nosferatu estas en su Kill List.

ca4cTkJRFgUowxUZcBuDVi9XHCp

La segunda película, Blade II, es dirigida por nada mas y nada menos que Guillermo del Toro uno de mis directores favoritos y a quien a veces me gusta llamar The Lord Of The Geeks y es que este director si que sabe fusionar sus pasiones personales con sus pasiones laborales, en cada uno de sus trabajos se destaca a simple vista su amor por los comics, por el anime, por el genero Kaiju, etc.

Blade II no es la excepción y es para mi la mejor de la trilogía, no solo por el nuevo némesis que ataca a humanos y vampiros por igual amenazando con una infestación global de vampiros modificados genéticamente sino por la inclusión de ninjas vampíricos y del concepto de “equipo” como lo son todos los miembros de The Blood Pack, cada uno de ellos es un personaje singular al mejor estilo manga, como toque final están las escenas de combate, escenas que destacan de entre la totalidad de la trilogía por su dinamismo y por sus peculiares coreografías con estilo anime.

Las dos escenas mas memorables son la del exterminio en las alcantarillas y por supuesto la pelea final; en las alcantarillas vemos como uno a uno de los miembros de The Blood Pack sucumbe ante la nueva raza de vampiros y como Blade hace uso de su peculiar estilo a la hora de cargarse a cientos de vampiros por si solo, un combate genial con líneas brutales (obviously you don’t Know who are you fucking with) y la pelea final contra el hijo de Lord Damaskinos es arrasadora, el sonido de los huesos rotos se escucha a cada minuto y las cenizas cubren todo el lugar cuando Blade pone manos a la obra.

Otro par de guiños interesantes son la actuación de Ron Perlman, el cual aparece en la mayoría de las películas de Guillermo del Toro y su relación con Blade de tire y afloje, una dinámica limpia y bastante graciosa y como olvidar la aparición del detective Torrente (Santiago Segura) como el vampiro que finalmente suelta la pista para la liberación de Whistler, lo realmente genial es al final de la película cuando vemos a Blade en las heladas tierras de Moscú dándole fin al vampiro Torrente.

blade_trinity_ver2_xlg

Sigamos entonces con Blade III o Blade Trinity, la tercer entrega de la saga con la cual tengo sentimientos encontrados y no es fácil decir si es buena o mala, es mas sabio decir que tiene aspectos positivos y negativos, en esta ultima entrega el cazador de vampiros se enfrenta al verdadero príncipe de las tinieblas, el primer no muerto, el primogénito de los nosferatu, estoy hablando por supuesto de Drácula, el cual, dentro del film tiene sus orígenes en Sumeria y a caminado sobre la tierra desde antes de Jesucristo, un verdadero pináculo de la evolución con increíbles poderes, tales como el poder cambiar su aspecto a voluntad, súper fuerza, súper velocidad, un hambre insaciable, un exo-esqueleto virtualmente impenetrable y lo mas importante, la capacidad de caminar bajo la luz del sol, así es, tal como lo oyen, el Drácula de Blade Trinity es otro “Day Walker”, otro aspecto importante es que Drake como le gusta ser llamado es un guerreo milenario y conoce y practica con severidad el concepto o camino del guerrero conocido como “honor” en relación a todo lo anterior Blade encuentra a su perfecto rival, la película se ve bombardeada también por personajes de apoyo como la hija de Whistler y Hannibal King, ambos miembros de otro grupo de cazadores y a los cuales Blade se refiere como novatos o Rookies con justa razón.

Lo que finalmente rescata la película es el enfrentamiento final, la pelea es épica aunque la transformación de Drácula sea algo mas que exagerada, pero el recuerdo de la interpretación por parte de Dominic Purcell la hacen aun mas fácil de digerir, un grave error fue el deshacerse con un virus finalmente de lo vampiros, la tecnología avanzada es buen complemento en lo que a armas de fuego y/o corto punzantes se refiere, pero cuando todo se enfoca en una guerra viral el realismo vampírico se pierde por completo.

El final es algo misterioso, buscando dejar la saga abierta para una futura entrega, entrega que aun muchos esperamos y por supuesto de la mano de Wesley Snipes, sino es así, señor productor, NO LA REALICE, AHORRESE LA MOLESTIA.

Espero les halla gustado esta reseña y los invito entonces a que vean la saga completa, son unas 6 horas bien invertidas de chupasangres, espadas y cuchillas.

 

Cris Montoya

CEO Mad Fox Comics

Advertisements